Hace 15 años que Miguel decidió crear un lugar diferente en Albacete, donde poder albergar a gente de todas las edades y clases sociales. Buena música, trato distinguido y productos singulares. El emplazamiento elegido en la calle del Rosario nº35, una casa señorial que en otra vida había acogido una sastrería.  En 1997 nacía Café Época.

 

Miguel Naharro en la barra de Café Época

 

Cuando un cliente se acerca hasta el Café Época, sabe que acude a un lugar especial. Serán sus diferentes salas ambientadas,  -aunque el propio Miguel comenta que todas las salas contienen lo mismo, pero matiza, tal vezla Sala Azultenga más referencias sobre Dalí-, que transportan a uno hasta otra época. No sé sabe muy bien el año, pero sí que nos quedamos en los primeros 50 años del siglo XX.

Toros, cine, literatura, música, pintura… se podría decir que todas las artes se dan cita en el Café Época, al igual que los clientes: de todas las edades y clases sociales. Como indica el propio Miguel, “aquí estamos abiertos a todo, nos gusta escuchar, mantener conversaciones y la buena música”. Sobre esto último incide, “el Café Época es el único local de Albacete donde la música es libre. Escuchamos de todo, eso sí, interpretado por los grandes. Desde Plácido Domingo hasta Noa. No descarto nada, mientras que tenga algo bueno que ofrecer”.

Beatriz Parreño y Miguel Naharro en un momento de la entrevista Lo que más nos llama la atención de Café Época es el tacto de su propietario por no cambiar la estructura de la casa. Miguel insiste en que cuando eligió el lugar, decidió no reformarlo, salvo la entrada. Le gustan los cafés antiguos y piensa que en Albacete desafortunadamente no los han sabido conservar. Destaca que en otro tipo de establecimiento no sabría trabajar. En Café Época ha vivido momentos inolvidables…

Miguel se considera un principiante en el mundo del Té. Desde que comenzó su andadura con Café Época, decidió que los productos que ofreciera al público debían ser especiales. Por ello, en cuanto conoció a Beatriz Parreño y sus diseños, no lo dudó ni un segundo: debía tener en su establecimiento  sus Tés.

Son muchos años los que lleva trabajando con Beatriz Parreño y aunque no se considera un experto en el mundo del Té, le gusta elegir, el mismo, las diferentes variedades de esta bebida milenaria. Aunque destaca, siempre se deja asesorar por la propia Beatriz. En cuanto a sus sabores preferidos, se decanta por los frutales, aunque siente especial predilección por el Té Verde con Menta, un clásico, al que le añade algo de miel. El momento que elige para beberlo suele ser por la tarde, viendo una película o leyendo un libro, ya sea poesía, novela histórica o el periódico.

Té Época una creación de Beatriz Parreño

 

Su relación con Beatriz Parreño comenzó con los primeros pasos deLa Tiendadel Té. Desde el primer momento tuvo un buen feeling con Beatriz y se dejó inundar por el entusiasmo que transmite. Señala que en estos momentos de crisis es el tipo de persona necesaria.

Para los próximos Tés, Miguel propone crear diseños inspirados en películas, obras de arte o libros. Una buena idea para la colección de Tés Beatriz Parreño 2013…

Beatriz Parreño y Miguel Naharro